El proceso de Certificación lo realizamos a todo tipo de estanque enterrado para combustible. 

Entiéndase, Gasolinas de 9395 97 Octanos, ademas de Kerosene y Petroleo Diesel.

El producto son todos aquellos combustibles líquidos refinados, derivados del petróleo.

También analizamos estanques con otros tipos de líquidos como Agua, Aceite o Combustible para Aviones.

 

La certificación de estanques debe de realizarse durante toda la vida útil del estanque, incluso hasta el día que el estanque sea dado de baja.

 

El proceso de certificación de estanques, como su nombre lo indica, consiste en certificar la hermeticidad de los estanques enterrados de combustibles y las líneas anexas al mismo que son empleadas para surtir combustible. 

Para esto se emplean equipos de alta tecnología que por medio del empleo de ultra sonido y ondas sónicas pueden determinar si el estanque examinado se encuentra con algún tipo de fuga de combustible. 

A su vez, las líneas anexadas al estanque también deben de ser chequeadas en el tramo que comprende la parte enterrada de la misma.

Este proceso se realiza mediante la aplicación de presión a la línea y su vigilancia durante un periodo de tiempo determinado en que se chequea las fluctuaciones de variación en la presión.

Mediante estos procesos es que se logra determinar la hermeticidad del o los estanques bajo inspección.

 

Se certifica que tanto el estanque enterrado como sus líneas conectadas se encuentren hermeticos y no presenten fugas.

 

Además de cumplir con la normativa vigente, queda claro que el motivo principal por el cual se realizan los procesos de inspección es para la protección del medio ambiente. Pero además de cuidar el planeta en que vivimos tenemos que ser conscientes que un derrame de combustible no sólo afecta el medio ambiente contaminando todo el lugar, sino que también afecta el sector donde está ubicado el estanque, afecta a la gente que trabaja en la misma zona y afecta directamente tanto al dueño como al responsable del estanque.

Es por ésto que las inspecciones deben realizar de manera periódica, así se podrá prevenir cualquier tipo de desastre que esté ligado con una fuga de combustible.

 

 

Al no dar cumplimiento a la normativa, usted queda inmediatamente expuesto a multas por parte de las entidades correspondientes y además se le negará el suministro de combustible, ya que ésta es una de las penalidades por dicho incumplimiento.

Por otra parte, contaminación, derrames, explosiones son sólo algunas de las consecuencias de un estanque que presenta fallas en su hermeticidad.

 

 

Los estanques que se encuentran conectados entre si (sifón) no necesariamente tienen que tener su proceso de inspección al mismo tiempo.

Comúnmente ocurre que solamente se debe de certificar un solo estanque por inspección.

Para este proceso es necesario que los niveles de los estanque se encuentren sin dependencia uno de otro y que sus válvulas de conexión se encuentren libre (que entre aire), de esta manera evitaremos provocar variaciones de nivel dentro del estanque que se está inspeccionando. 

 

Es costumbre que cuando algo ya está viejo o con daños sencillamente lo reemplazamos por uno nuevo y así nos evitamos los futuros problemas.

En el caso de los estanques, esto está lejos de ser así, pues no se puede cambiar un estanque tan fácilmente.

Antes de realizar un reemplazo de un estanque de combustible, primero se debe  certificar que el estanque antiguo no presente fugas de combustible, es decir, debe ser certificado.

Una vez que se cuente con la certificación se puede comenzar con el proceso de cambio, ya sea reemplazando el estanque viejo o enterrándolo para siempre.

 

Una vez realizadas las pruebas de Hermeticidad, se confecciona el certificado mediante la pagina web de la SEC y teniendo la Matriz de Riesgo, se emite el Certificado TC8.

Este proceso no debiera durar más de 1 mes.

 

JoomShaper